Cómo perder peso saludablemente

Enero es un buen momento para hacer un balance del año que dejas atrás y a la vez plantearte nuevos retos y propósitos para el año en curso. Una vez más, como cada comienzo de año, te planteas hacer una vida más sana y hacer más deporte, entre otras buenas intenciones.

Si este es tu caso te proponemos un reto: hacemos que el próximo puedas tomar nuevas y mejores determinaciones. ¿Cómo? Pues haciendo que las propuestas y las sugerencias de este año pasen a ser un objetivo conseguido, consolidado y para siempre!

como perder peso saludablemente

Después de las fiestas de Navidad, hay que retomar de nuevo los hábitos y las rutinas cotidianas. Los excesos de los días festivos y la falta de actividad física a menudo derivan en un aumento de peso. Olvídate de las dietas milagrosas que prometen una pérdida rápida de kilos. A menudo carecen de nutrientes esenciales para el organismo, son desequilibradas y el efecto rebote es la consecuencia más frecuente.

Desde aquí, te aconsejamos volver a la rutina alimentaria, hacer unos menús variados, equilibrados y saludables. Sin embargo, para poder compensar una posible subida de peso puedes seguir estas cuatro indicaciones:

1. Fracciona las comidas en cuatro o cinco comidas

El desayuno es una de las comidas imprescindibles del día. Es importante que a primera hora tomes una ración de lácteos (preferiblemente semidesnatados o desnatados) junto con una porción de cereales (pan, tostadas, cereales sin azúcares o integrales) y una pieza o zumo de fruta.

A media mañana y media tarde, es prudente tomar algo por no estar tantas horas en ayunas. Por ejemplo, puedes tomar un bocado en forma de fruta o lácteo desnatado.

En cuanto a las comidas principales, el almuerzo y la cena, no te olvides de incluir una aportación de vegetales, otra de proteínas y una tercera de hidratos de carbono para que estén bien equilibrados. La fruta de temporada o un lácteo como el yogur, la cuajada, una porción de requesón o queso fresco, pueden ser una buena opción para el postre.

2. Hidrátate correctamente

Es importante que no sólo bebas en cada comida sino a lo largo de todo el día de manera regular. Tomar un mínimo de un litro y medio de líquido en forma de agua, tisanas, infusiones y caldos es la mejor manera de hidratarte.

3. Ten a raya las grasas

Prioriza los aceites de origen vegetal y de buena calidad. La cantidad recomendada diaria son entre 40 y 60 gramos.

Evita los productos de repostería, modera el consumo de mantequillas, margarinas, cremas de leche y natas. Opta por cocciones suaves y sencillas, cocina a la plancha, a la brasa, en papillote, al horno, etc., y huye de los rebozados, los fritos, las salsas contundentes y las preparaciones demasiado elaboradas.

4. Actívate y haz ejercicio

Haz un paseo de unos treinta minutos cada día o coge la bicicleta para ir al trabajo. Son buenos hábitos alcanzables fácilmente. A la vez, sin embargo, anímate a encontrar una actividad deportiva que te guste, que te lo haga pasar bien, de la que disfrutes y, en definitiva, que te enganche!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *