Tanto si actualmente ya haces ejercicio regularmente como si estás intentando reunir la energía suficiente como para comenzar cualquier actividad física, varias investigaciones demuestran que la l-carnitina debe ser una parte importante de tu dieta diaria. La l carnitina ayuda a tu cuerpo a ser más enérgico y puede ayudar a reducir los dolores y molestias que pueden ocurrir con el ejercicio y el atletismo. Si eres un atleta de resistenciaa, la suplementación con carnitina puede mejorar tu rendimiento, ayudando a aumentar tu velocidad durante períodos de tiempo más largos. Otros atletas y hasta aquellos que hacen actividad ocasionalmente también pueden experimentar los beneficios de la ingesta de carnitina debido a sus papel en la reducción de la acumulación de ácido láctico en los músculos. Cuando el ácido láctico se acumula en los músculos, empezarás a sentir fátiga y dolor, lo que perjudicará sensiblemente tu rendimiento.

Algunos de los primeros estudios que empezaron a medir los efectos de la toma de carnitina en el rendimiento físico ya detectaron una disminución del cociente respiratorio. En términos más simples, esto significa que el cuerpo utiliza más ácidos grasos y menos glucosa, o azúcar en sangre, para la energía, lo que resulta en una mayor pérdida de grasa corporal con ejercicio y dieta. Para los deportistas de competición, un cociente respiratorio inferior puede significar una mayor resistencia y un aumento en el tiempo requerido para llegar a  estar cansado.

L-Carnitina te da energía extra

L carnitina y el ácido láctico

Como ya hemos visto, los estudios médicos han demostrado que la ingesta de L-carnitina reduce los niveles de ácido láctico en los músculos durante el ejercicio. A medida que realiza ejercicios de fuerza o cualquier deporte exigente, el ácido láctico – un subproducto metabólico del metabolismo anaeróbico – se acumula en los músculos y la fatiga se hace patente. Si se puede retrasar esta acumulación, puedes aumentar tu rendimiento físico total. Para los atletas de resistencia, como los corredores de larga distancia, esto significa correr más rápido por más tiempo. Para los atletas de fuerza, como los levantadores de pesas, esto significa levantar más peso con más repeticiones.

En 1989, el investigador médico E. M. Gorostiaga y sus compañeros de trabajo informaron de sus resultados en la revista International Journal of Sports Medicine en un artículo titulado “Disminución del cociente respiratorio durante el ejercicio tras la suplementación con L-Carnitina”. Ellos determinaron que la administración de 2 gramos por día de l carnitina tenía un efecto de reducción en el cociente respiratorio y concluyeron que tal disminución sugiere la utilización de ácidos grasos y un aumento del glucógeno, lo que significa, además, que menos hidratos de carbono se usan para producir energía. El cuerpo humano utiliza carbohidratos y grasas para producir energía, pero al tener una oferta más limitada de carbohidratos, sus depósitos se vaciarán durante el ejercicio prologando (más de una hora y media). Cuando tus depósitos se agotan totalmente, tu rendimiento disminuye. Así pues, al dejar casi intactos los suministros musculares de glucógeno, la carnitina puede ayudarte a trabajar más duro y por más tiempo.

Los mejores suplementos de carnitina del mercado

La L carnitina reduce el consumo de glucógeno

En tu actividad diaria, para la obtención de energía, quemas alrededor de un 40 – 45 % de ácidos grasos, un 40 – 45 % de carbohidratos y un 10 – 15% de aminoácidos. Estas proporciones cambian dependiendo de tu metabolismo y el tipo y duración del ejercicio que realizas. Mientras que un tipo de ejercicio aeróbico se utiliza más glucógeno, el ejercicio anaeróbico tiende a utilizar más grasa. Tus depósitos de glucógeno son pequeños en comparación con tus reservas de grasa, por lo que se pueden agotar más rápidamente. Cuando los músculos y el hígado agotan tus reservas de glucógeno, la producción de energía, tanto física como mental, disminuye.

El glucógeno del hígado será el encargo de suministrar glucosa a tu cerebro para poder obtener energía, por tanto, cuando los niveles de glucógeno hepático están bajos o se agotan, tu estado de alerta mental y tu función cerebral se ven afectos.

En 1990 , L. Vecchiet y varios colaboradores publicaron sus hallazgos de la investigación sobre la influencia de L -carnitina en el ejercicio físico máximo en el European Journal of Applied Physiology. Estos investigadores realizaron un estudio con hombres sanos , de entre veintidós a treinta años, con estilos de vida similares y una buena condición física. Los sujetos experimentales tomaron 2 g de L-carnitina noventa minutos antes de realizar varias pruebas de esfuerzo. Los investigadores midieron el rendimiento del ejercicio y la cantidad de oxígeno en los sujetos que se ejercitaban en una máquina de ciclo estacionario.

Se detectaron de inmediato los efectos beneficiosos de la dosis única de la carnitina. Se observó un aumento en la potencia de salida, así como un aumento en la cantidad total de trabajo. Las concentraciones en sangre de ácido láctico también se redujeron cuando los sujetos tomaron la dosis de 2 g de L – carnitina antes de las sesiones de ejercicio.

Carnitina reduce el ácido láctico

Carnitina reduce el consumo de glucógeno

La L Carnitina reduce tus agujetas

Cuando haces ejercicio regularmente y aumentas progresivamente el tiempo y la intensidad de tus sesiones, el dolor muscular se produce a veces un día o dos más tarde. Esto se conoce como retraso en la aparición del dolor muscular, llamadas popularmente agujetas, por los fisiólogos del ejercicio y es un efecto secundario común de un trabajo físico intenso. Los síntomas del DMAR incluyen dolor en el movimiento, sensibilidad y sensación de hinchazón y cierta rigidez de los músculos. Las personas que levantan pesas suelen experimentar esta sensación el día después de una sesión especialmente intensa. Se cree que es el daño celular y una compleja serie de cambios bioquímicos los que producen el DMAR.

Su administración también se ha demostrado determinante a la hora de proteger el tejido muscular del daño inducido por el ejercicio por medio de la estimulación de la vasodilatación, o circulación de la sangre, lo que resulta en un mejor suministro de la sangre a los músculos de trabajo y mejora la eliminación de productos metabólicos de desechos o tóxicos. En un estudio, la Dra. María Giamberadino dio a seis sujetos masculinos 3 gramos de l-carnitina o placebo durante tres semanas para saber si los suplementos de carnitina podrían ayudar a reducir el DOMS. Esta investigación determinó el efecto protector que tiene este suplemento.

L-Carnitina protege tu músculo

Diversas investigaciones también han indicado que cuando los músculos están cargados con carnitina, tienden a reducir la descomposición de los aminoácidos que componen las proteínas de estos para la producción de energía. Evitar el uso de estos aminoácidos para energía reduce la descomposición muscular. Así pues, además de una ingesta de proteínas adecuada, una mayor cantidad de carnitina en los músculos puede disuadir el uso de aminoácidos para la producción de energía durante el ejercicio y, por tanto, ayudará a proteger el músculo de su degradación. Esto es un factor muy importante cuando estás en etapa de definición.

Si observamos todos los estudios médicos actuales, existen ciertas lagunas o incongruencias en la investigación de la relación entre la carnitina y el ejercicio. En algunos círculos científicos, esto puede estimular el debate y la controversia. Sin embargo, cuando se examina el cuerpo total de la investigación sobre este suplemento, podemos observar los numerosos beneficios que nos puede aportar. Lo que todas las investigaciones sí concluyen es que la suplementación con carnitina en cantidades de entre 1 y 4 gramos por día se tolera perfectamente en períodos de estudios que van desde las pocas semanas hasta un año entero.

La mayoría de la evidencia científica está a favor de utilizar la carnitina como una ayuda para mejorar el rendimiento de los deportistas y atletas de competición y para los demás usos que hemos ido mencionando. Para favorecer su funcionalidad, debes asegurarte de que estás recibiendo las dosis suficientes de todos los nutrientes esenciales en tu dieta, como vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas no saturadas. Además, existen otros suplementos que pueden complementar su uso, como son la creatina o la glutamina.

La carnitina protege tu músculo

La carnitina protege tu músculo