La L-Carnitina es un compuesto derivado de la lisina, uno de los ocho aminoácidos esenciales requeridos por el cuerpo humano. Aunque a menudo se describe como una vitamina, es en realidad un micronutriente que puede fabricar nuestro sistema. No obstante, las fuentes dietéticas son importantes, pues a menudo la demanda supera la capacidad que tenemos para producirla.

El nombre de “carnitina” se deriva del término “carnus”, que quiere decir carne. Por tanto, no es sorprendente que la carne roja sea una rica fuente de este nutriente. Unos cien gramos de res o carne picada puede proporcionar aproximadamente alrededor de 80 mg de L Carnitina. Una porción similar de cerdo o tocino puede darnos entre 20 y 25 mg. Para aquellos que no pueden o no quieren consumir carne roja, existen otras fuentes, pero tienen una menor proporción. Por ejemplo, un vaso de leche puede proporcionar 8 mg, 5 mg en el pescado y la carne magra de pollo solo 3 mg. Los alimentos no animales son, en general, bastante limitados en este micronutriente.

La carne magra es una fuente rica en l-carnitina

Sin embargo, la comunidad médica nos dice que incluso los vegetarianos puede ser capaces de producir suficiente cantidad como para evitar problemas por deficiencia. Eso sí, no es lo mismo no sufrir una deficiencia que tener los niveles óptimos.

Así pues, los que defienden los suplementos nutricionales siempre han querido subrayar los beneficios potenciales de una suplementación de acetil-L-Carnitina o L-Carnitina. Se ha probado que el acetil es un potente antioxidante, una gran arma en el tratamiento de las enfermedades cardíacas crónicas y agudas, como ayuda para la producción de energía y como un impulso para la función cognitiva.

Aunque las pruebas aún no son definitivamente concluyentes, también se ha sugerido que el acetil-l-carnitina puede jugar un papel clave en la reducción de la producción de la hormona del estrés, el cortisol. Esta hormona está implicada como factor en el envejecimiento prematuro y se asocia a varias enfermedades. Se cree que el exceso de cortisol puede suprimir los niveles de dehidroepiandrosterona (DHEA), la hormona adrenal más importante, cuya presencia ayuda a proteger contra enfermedades degenerativas asociadas comúnmente con el envejecimiento. Los niveles de DHEA empiezan a descender a partir de los veinte años, a la vez que los niveles de cortisol empiezan a subir. Ambos procesos conducirían a un deterioro corporal.Descubre los mejores productos de carnitina

Hasta ahora, se han realizado varios ensayos complementando la dieta de ratas de laboratorio con acetil y se ha demostrado que aumenta los niveles tisulares de L-carnitina, que suelen disminuir con la edad y mejora el metabolismo de la energía dentro de las mitocondrias de las células. Esta investigación ha generado un gran interés, aunque la medicina convencional todavía no se ha pronunciado sobre las implicaciones que podría tener a largo plazo para la salud humana. Se han programado varios ensayos clínicos a gran escala para poder seguir investigando en esta dirección.

La evidencia es mucho más clara para el papel de la carnitina en la lucha contra las enfermedades de corazón. Varios estudios han indicado que su suplementación puede ser eficaz en restringir el daño al músculo del corazón que típicamente sigue a un infarto de miocardio (ataque al corazón). Además, también contribuye a la mejora de las tasas de supervivencia y tolerancia al ejercicio de aquellos que sufren insuficiencia cardíaca progresiva o angina.

El mejor nutriente antiedad

Los diferentes estudios sugieren que los suplementos de acetil-l-carnitina podrían retrasar el avance de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencias seniles. Los terapeutas nutricionales también afirman que dicha suplementación puede mejorar la memoria y otras funciones cognitivas en adultos jóvenes sanos. Esta afirmación todavía no está aceptada del todo por la medicina convencional, pues demandan más estudios y pruebas concluyentes.

El problema potencial de estos suplementos es que las tasas de absorción son relativamente pobres. Mientras que el cuerpo puede absorber hasta el 75% a partir de fuentes de alimentos, este dato solo será del 20% en productos de suplementación. La acetil-l-carnitina es más fácil de absorber y se recomiendan cantidades de entre 500 y 1.000 mg. De este modo, incluso a tasas bajas de asimilación, el suministro es suficiente.

Recuerda que la carnitina es una sustancia totalmente natural, fabricada por el cuerpo y sin efectos secundarios demostrados. No obstante, se recomienda un uso sensato y combinar la suplementación con una dieta diaria normal, equilibrada y nutritiva, con alimentos ricos en L Carnitina.

Comprar la mejor carnitina y aprovecha sus beneficios