Cómo potenciar los efectos positivos de los zumos verdes adelgazantes

Hace poco, repasamos algunos batidos para adelgazar y zumos verdes que podían ayudarnos a desintoxicar nuestro organismo y potenciar la pérdida de peso. Hoy, nos gustaría daros algunos consejos extra para mejorar los beneficios en nuestra salud y sus efectos positivos en general.

Los mejores Consejos para mejorar los Zumos Verdes DETOX

como potenciar los efectos de los zumos quemagrasas

Compra ecológico

Es recomendable utilizar verduras orgánicas para garantizar una mejor calidad del producto y prevenir la ingesta de sustancias químicas, como pesticidas o herbicidas que se utilizan en la agricultura convencional.

La agricultura ecológica es un método holístico de explotación de la tierra basado en principios cuyo objetivo primordial es crear un sistema agrícola sostenible. Los agricultores ecológicos aplican en el diseño y gestión de sus explotaciones los principios del reciclado, la interdependencia y la diversidad.

Por tanto, la agricultura ecológica no solo consiste en cultivar alimentos sin fertilizantes sintéticos, ni pesticidas químicos. Es mucho más. Aplica unas prácticas que beneficia al planeta, además de a nuestros cuerpos.

Dado que en la preparación de zumos verdes se emplea casi exclusivamente frutas y verduras frescas y que además se consumen con una finalidad medicinal está claro que la mejor opción son los productos ecológicos.

Compra fresco

Compra verdura y plantas medicinales frescas. Los nutrientes de los zumos crudos son volátiles, y empiezan a deteriorarse en cuanto están expuesto a la acción del aire. Por tanto, cuando elijas verduras, comprueba que estén firmes. Las plantas medicinales no deben parecer marchitas, amarillentas ni de color herrumbroso.

Que tu zumo sepa bien

Los zumos deben tener un sabor agradable. Cuando empieces a preparar zumos, y si todavía no has hecho un cambio completo de alimentación ni te has acostumbrado a los alimentos integrales, el sabor de los frutos frescos y crudos te puede parecer “distinto” o demasiado fuerte. Pero cuando se te hayan adaptado las papilas gustativas, advertirás que tanto el zumo como la pulpa de las verduras frescas y ecológicas aportan bocanadas puras de sabor auténtico y puro.

Para “endulzar” los zumos de verduras más fuertes se puede usar como regla aproximada la proporción de tres ingredientes suaves (manzanas o zanahorias) por cada ingrediente fuerte (col, brócoli, verdura de hoja oscura).

También puedes añadir un poco de stevia (sin pasarte, porque si lo haces puede amargar más en lugar de endulzar). O incluso jengibre, pepino o limón. Con el paso del tiempo podrás ir introduciendo poco a poco verduras más variadas y de sabor más fuerte, como la col, la espinaca y las plantas medicinales frescas.

No añadas NUNCA azúcar.

Bebe despacio

Bebe cada vaso despacio y saboreándolo. Lo mejor es masticarlos antes de tragarlos, para estimular a las enzimas digestivas a que empiecen a trabajar.

Compra con cabeza

No compres más de lo que pienses emplear en uno o dos días, porque las enzimas vivas de las plantas se destruyen si estas se guardan más tiempo. Lo ideal seria que comprases cada día las verduras y plantas medicinales que necesitas para hacer las recetas de este libro. Si te resulta imposible, guarda los productos en la nevera, pero nunca más de dos días. Como regla general aproximada, de 500 gramos de producto se extraen entre 250 y 375 ml. de zumo fresco.

No dejes tu zumo mucho tiempo

Si es indispensable preparar los zumos por anticipado ten presente en emplear recipientes de cristal y guardarlos en la nevera. Sólo aguantan un máximo de dos días, pero lo ideal sería beberlos en un plazo máximo de una o dos horas después de su elaboración.

No uses leche o derivados

Nunca mezcles productos lácteos en tus zumos, ya que interfieren en la asimilación del hierro de las verduras e interferirá notablemente en la digestión no generando los beneficios antes expuestos.

Limpia tu máquina

Inmediatamente después de preparar zumos, limpia los aparatos con un cepillo de cerdas rígidas y agua corriente caliente. Limpia a conciencia las cuchillas y los tamices, asegurándote de retirar todos los fragmentos de materia vegetal.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *